martes, enero 17, 2006

Malia y año nuevo

Noche del 31 de diciembre del 2005... última noche del año y por fin, Miss Malili llegaba a México. Conocí a Malía en París mientras estaba de intercambio en París en el semestre Ene-May '05... no, ella no estudia ingeniería y ni siquiera estaba en la misma escuela a la que yo iba, ella estudiaba francés en el Intitut Catholique y yo me colé a una clase de geografía francesa a través de mi escuela de "a grapa" junto con Piotr, uno de mis amigos del ISEP, polaco, y ahí fue donde nos conocimos.

Hay veces que no necesitas conocer a una persona de años para poderte llevar súper bien y que haya confianza... y así nos pasó, Piotr, Malia y yo andábamos practicamente juntos al final del semestre. De hecho lo puse, el viaje a México nació una noche de copas en la cual estábamos viendo cuándo nos íbamos a volver a ver y voilá... el día había llegado. El avión llegaba ya en la tarde-noche, lo cual nos impidía salir del DF para ir a algún otro lugar para celebrar Año Nuevo. Sin embargo, eso no detiene la diversión... después de ir a recogerla al aeropuerto nos regresamos a la casa a seguir cocinando todo lo que había ideado Antoine para esa noche, que era mucho.

Yo tenía prohibido -aún ignoro por qué- entrar en asuntos de la comida, así que me dediqué a lo que realmente pone el ambiente: música y sobre todo, los drinks! Compré un Vermouth y Tequila y muchas limones e hice unas lindas margaritas. De hecho, no es por nada pero me salieron BUENÉRRIMAS: un toque de vermouth, mucho tequila, jugo de limón y azúcar. Póngan eso en la licuadora con muchos hielos y listo!!! A tomar se ha dicho!!!

De churro alancé a terminar de hacerlas cuando se fue la luz!!! Yo no sé por qué, pero no conozco el lugar de las cosas en mi casa... así que para encontrar las velas fue toda una odisea pero al final llamé a mi madre y las encontré. Llenamos la casa de velas, la verdad es que mejor no hubiera poder haber estado. Saqué mi Ipod Shuffle y le puse mis audífonos grandotes que se oyen bastante y eso ambientó la cosa. Seguimos cocinando y finalmente nos sentamos a cenar.

Saqué finalmente las botellas de Champagne rosada que Antoine había traído... se acabó una, y se acabó la segunda... abrimos ahora otra botella de vino que también se acabó... nos terminamos otra de vino blanco y vuelve la luz...

Creo que apenas habíamos terminado las entradas, aún no el plato fuerte pero ya nos habíamos acabado casi todas nuestras reservas de alcohol fino. Pusimos música para bailar y bailamos de todo toda la noche. Ya como último resource, salieron las cervezas... y seguíamos bailando. Salió el plato fuerte pero ya nunca llegamos al postre. Nuestro plan era ir a bailar al Mama Rumba's pero cuando nos dimos cuenta de la hora, 4am pues vimos que ya no era buena idea, además de que tendríamos que llamar a alguien para que nos llevara porque ya ninguno de los 3 estaba en condiciones para poder manejar.

fue un Año Nuevo divertido, comiendo, bebiendo, bailando y platicando con 2 personitas que igual no voy a volver a ver en años. Que viven a kilómetros y kilómetros de aquí, que vinieron para que nos pudiéramos ver aunque sea unos días porque nos conocimos en algún momento de nuestras vidas y ni siquiera por mucho tiempo, sólo un par de meses... Me dio gusto, me da gusto que hayan venido porque son personas que quiero y sé que es recíproco... de otra manera no hubieran estado aquí... no comimos uvas, se me olvidó y ellos no conocían esa tradición...

Sin embargo, los deseos los hice, pero los propósitos no... digo, a quién engaño!!! jajaja... Año Nuevo, tonterías nuevas, amigos nuevos (conservando a los viejos, obvio), chismes nuevos y en general aventuras nuevas... no sé por qué, pero sé que este va a ser un buen año en TODOS los aspectos... terminé bastante bien el 2005 y empecé aún mejor el 2006 así que no creo que pueda ir de otra manera... la inercia ahí está.

En fin, Malia en México... y la diversión continúa.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 

eXTReMe Tracker